147. Paisaje con aulaga. Inma Flores

EL SENDERO QUE DESCIENDE DESDE EL CIELO

Inma Flores

Cae abismal la tarde, el cielo cierra

con su ténebre luz, alzando el canto

del ave de mi pecho su quebranto,

abrazado al dolor al que se aferra.

Las gaviotas retornan a la tierra

mientras tú estás tan lejos, tanto, tanto…

Reniego de tu amor, envuelta en llanto,

mi latir se detiene y te destierra.

Se mece la mirada  con el cielo

como un clamor del alba. Hoy la vida

se ciega, temerosa, de la luz.

Álzame, corazón, álzame en vuelo,

para apagar mi voz que late herida,  

sobre ese verde rayo  y su trasluz.

© septiembre 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *