148. Casa y ruletas. Mª Elena Padrón

CASAS Y RULETAS

Mª Elena Padrón

El frente de mi casa siempre me esperaba.
Con sus ventanas de bocas abiertas y luces parpadeando como si de una fiesta se tratase.
Me gustó desde siempre el color de sus paredes, con azules de añil, rosas de sueños inacabados y grises que me recordaban a mí querido mar cuando enfurecía por las tardes.
Las sillas puestas por algún vecino perdido en el tiempo, para las tardes de verano, en que los niños correteaban y reían dibujando nubes en el aire.
Llegaba el olor a café y el dulzor de alguna mermelada que daba vueltas danzando en la cazuela de la abuela.
La ropa tendida impregnada de vida.
Las camisas de Elías que olían a romero y el delantal con historias en los bolsillos, aleteaba a laurel y tomillo a partes iguales.
Cada vez que regreso a este patio de mi niñez, revivo cada migaja de felicidad que aquí viví. Y lo llevo en la retina a cada nuevo patio azulado que conozco.
e evento.

Una respuesta a «148. Casa y ruletas. Mª Elena Padrón»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *