149. Mujer con jaula. Nauzet González

ODA A LAS MUJERES CANARIAS, A TODAS LAS MUJERES Y MADRES DE TODOS LOS PUEBLOS.

Nauzet González

…Mujer digna y recia que amamantaba a sus hijos en el alpende, junto a las cabras que como hermanas las acurrucaban en las noches frías, bajo la sombra cariñosa de los dragos y las palmeras ellas lloraban sus penas, mujeres fuertes y valientes como los valerosos guerreros que lucharon contra los que vinieron a ocupar sus cuevas y robar sus tierras.

Dulces como los dátiles que caían de las palmeras mientras tejían y lloraban sus penas, transmisoras de valores universales, enseñanzas imperecederas,
mi niño, pórtate bien que viene el brujo corujo y te llevará,
mi niño, como me saqué la chancla te vas a enterá,
mi niño, cierra el grifo que el agua no se puede tirá,
lo que pica cura. 

Canciones susurradas que calmaban nuestros enralos y nos dejaban adormecidos,
arrorró mi niño chico que tu madre no está aquí que fue a misa a San Antonio y ella pronto ha de venir… 

Mujeres fuertes y valientes como los valerosos guerreros que lucharon por la libertad de sus hijos, por ellos entregaron sus vidas solo a cambio de los besos agradecidos de sus hijos y los hijos de sus hijos, para que ellos pudieran comer adelgazaron hasta casi desaparecer casi fundidas con los alisios.

Gofio y leche de cabra para seguir en la batalla y no desfallecer, y por su sacrificio y a pesar de las miserias sus hijos se pusieron gorditos.

Potaje de berros para diez y gofio escaldado, se hicieron fuertes y robustos como en la reseca tierra los lagartos, por la libertad de sus nietos y los hijos de sus tataranietos abrazaron a otro Dios que nunca les tendió la mano en las batallas.

Todos sus sacrificios los hicieron por sus hijos, por la libertad de sus nietos y los hijos de sus tataranietos, lucharon como soldados, trabajaron de sol a sol y resistieron, levantaron sus casas con sus manos, se partieron la espalda lavando en las acequias, araron, cargaron agua desde el mar hasta las casas.


Los hombres a morir en la guerra, las mujeres a luchar en la guerra de la vida,
Desde el Risco San Nicolás hasta Venezuela buscando el sustento de sus hijos,
Desde Fataga hasta la Argentina, abandonaron su cercado con todos los arritrancos en la maleta grande de madera, como la del gran Pedro Lezcano, todos estos sacrificios los hicieron por sus hijos, por la libertad de sus nietos y los hijos de sus tataranietos:
NOSOTROS, LIBRES Y ACOMODADOS 

EL DOLOR GUARDADO

….Hace diez años años mientras hacía una habitación en el Hotel en el que trabajaba se sintió mal se mareó y casi se desmaya, no le dio importancia, al día siguiente, mientras me preparaba para llevarme al colegio le dio un mareo bastante fuerte y cayó sobre la cama, yo asustado estuve dos minutos preguntándole si estaba bien, y en un gesto instintivo intenté salir corriendo a avisar a mi padre, ella me agarró del brazo y me dijo que sólo estaba un poco mareada, que no era nada, que no le dijera nada a papi para no preocuparlo, me terminó de preparar la mochila metiendo una bolsa con un zumo, una manzana y un bocadillo de Nocilla. Durante el trayecto hacia el colegio con mi padre me mordí la lengua para no contarle lo que pasó y no preocuparlo, solo le dije que mami se había mareado un poco, y su respuesta fue; ¨tendrá algo que le pasa a las mujeres todos los meses¨, ante mi insistencia en saber que le ocurría a las mujeres todos los meses, mi padre me despachó con un; nada grave, pierd en poquito de sangre.
Estuvo dos meses haciendo un esfuerzo tremendo para disimular el malestar que sentía para no preocupar a nadie de la familia hasta que el doctor le dijera el resultado de las pruebas, y llegó el día, el Doctor Méndez la miró serio a los ojos, estaba triste, porque era un buen hombre, y se conocían desde hace 20 años , ella enseguida supo que le iba a dar una mala noticia,
-tiene usted una insuficiencia renal y a partir de ahora su vida no va a ser la misma, pero no se preocupe, tendrá que someterse a dos sesiones de hemodiálisis diarias durante un tiempo-, -¿pero me curaré Doctor?; -mejorará su calidad de vida y vivirá mas tiempo-. Mi madre me dijo que aquello fue como si le dieran una puñalada en el centro del alma, pero lo que más le preocupaba es que su familia no sufriera por ella y poder verme crecer, y al menos tuvo el consuelo de verme cumplir dieciocho años y la alegría de verme con carnet y coche, incluso conoció a Yani, mi primera novia. Ella habló con su jefa y le pidió que le cambiara el horario para poder someterse a las sesiones de diálisis y no tener que dejar el trabajo porque su marido estaba en paro, ¨como mujer comprendo la situación y haré todo lo posible¨, dos días después recibió la carta de despido por bajo rendimiento y una pequeña hipócrita y vergonzosa nota de disculpa; siento tomar esta decisión pero es evidente que una mujer enferma no va a rendir; que te mejores y mucha suerte. Con el trabajo que consiguió mi padre conseguimos ir aguantando económicamente, ella al principio trató de ocultarnos la gravedad de su enfermedad, nunca perdía la sonrisa, ni cuando empezó a demacrarse, pero con los años se fue apagando, hasta que aquel aciago día de carnaval, paradojas del destino, se despidió de nosotros, solo me dio tiempo de darle un beso y darle las gracias por haber existido.

2 respuestas a «149. Mujer con jaula. Nauzet González»

  1. Madre solo hay una y si encima fue una buena madre. Nunca olvidaré a mi madre ni a mi otra madre ,mi abuela .Dos mujeres muy grandes ,que paciencia, que ternura,que didáctica, que practica……..soy como soy gracias a ellas.Amor y agradecimiento para ellas siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *