16. Mujer con jaula. Coca de Armas Fariña

MUJER CON JAULA

Coca de Armas Fariña (CAFe)


Ella lleva la jaula apretada entre sus pechos. Quiere proteger a ese pajarito que por muy bien tratado que esté se siente triste.

El pajarito casi no sabe el porqué de su tristeza, ya que no recuerda otro espacio que el que habita entre las cañas trenzadas. Le llegan los olores, el aire a veces fresco, a veces cálido. Le llegan las luces cárdenas de la madrugada, doradas del mediodía, rosadas de la tarde, hasta las de las luciérnagas artificiales con las que iluminan sus noches los humanos. Le llegan sonidos a veces tiernos de acurruco a los niños, otras de conversaciones tranquilas, quizás interesantes, otras de voces broncas, de discusiones subidas de tono o de peleas que suben el diapasón, otras, especiales de notas acompasadas de canciones o de música que se escapan de alguna radio cercana. Le llega el verdor fresco de las plantas y la policromía alegre de las flores.

El pajarito sabe que tiene alas, pero nunca las ha usado y si lo dejaran libre no sabría si podría volar.Ella, la mujer, lo mira y lo comprende. Su vida es tan parecida a la suya… Enfundada en un ropaje negro con pañuelo del mismo color oscuro ocultando sus encantos, anclada en el pueblo y en su casa, enclaustrada en una jaula de prejuicios y tradiciones que la tienen cercada, que no le dejan usar sus alas a pesar de que como el ave las tiene, pero amordazadas.
Ella, la mujer, quiere al pajarito. Y lo mima porque sabe que es su viva estampa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *