2. Antonio Padrón_Clemente Reyes

ANTONIO PADRÓN

Clemente Reyes

Padrón de pálida arcilla

Padrón del ocre dorado

Padrón de rojos que brillan

Padrón de pardos jareados

Padrón de alma indigenista

Padrón de mirada ausente

Padrón eterno cronista

de mi tierra y de mi gente.

Padrón de cuevas pintadas

Padrón de raíz aborígen

Padrón de maguas veladas

Padrón que busca su orígen

Pincel que vuela en las eras

cromadas en ocres trazos

mirada de aquel que espera

fundirse en un mismo lazo.

La magua vive en el lienzo

de una vida descarnada

ansiando el nuevo comienzo

que nace en la  madrugada.     

Amores que en rosa anidan

entre lienzos pigmentados

sentimientos que la vida    

para siempre ha desterrado.   

Padrón revive la escena

de una tierra descuidada

Padrón vive con la pena

de una gente resignada.

En los lienzos de padrón

late el ayer y el presente

son espejo y son canción

que nace de nuestra gente.

Hoy la magua y el canario

en tus jardines remansan

un rincón imaginario

donde tus musas se enlazan.

La pasión duerme y anhela

entre cortinas veladas

y cada noche que llega

dice amor con la mirada.

Yo era el niño que soñaba

en aquel jardín de rosas

que con los  ojos pintaba

mis fantasías dichosas.

Padrón gime sobre el lienzo

y en su pintura se evade

y por eso ama el silencio

envuelto en sus soledades.

Un corazón enjaulado

en el óleo se desgarra

creando un mundo soñado

en su universal pizarra.

Naciste de la energía

del alisio y la calima  

de la secreta poesía

de la vida campesina.

Lloré frente a la “piedad”

me embriagaron “molinillos”

de “estampa” brota amistad

fui  un “niño buscando nidos”.

Robaste el fresco a la fuente 

y al volcán  su color

para plasmar a mi gente

con pinceladas de amor.

Padrón vive amaneceres

para jugar con los soles

y pintar en sus paredes

serenatas de colores.

Su paleta grancanaria

horadaba el universo

para plasmar las verdades

que  hay ocultas en un verso.

Universal visionario

de alma canaria y austera

que huyó de los escenarios

del aplauso y la quimera.

Festival de colores

que nacen de su mirada

ídolos, tallas y flores

sinfonías desveladas.

Como niño que se impregna

de la luz que le rodea

padrón pare las figuras

que le llevan las mareas.

Las entrañas de la tierra

que forjaron tus raíces

sobre tus lienzos se aferran

entre marrones tapices.

Antonio Padrón es Gáldar

como Gáldar es Padrón

como la espuma y el mar

como música y canción.

A la fuente robaste

dulces frescores

y al airoso volcán

bellos colores.

Festival de colores 

en tu mirada

tallas, ídolos, flores

tierra encarnada.

Padrón es como Gáldar

y ella es padrón

como la espuma al mar,

la luz al sol.

Reventó las amarras

y sus prisiones

y buscando horizontes

halló colores.

Descubrió que hasta un cielo

de luz dorada

y el universo caben 

en su mirada.

A la fuente robó

todo el frescor

y al volcán despojó

de su color.

Rechazando aplausos

y  vanidades  

vive amando silencios

y soledades.

La perfección se esconde

cual fuera un niño

ando buscando donde

me lanza un guiño.

Pintar es respirar

la vida entera

es como libar flores

en primavera.

Tu obra es oro del día

plata en la noche   

natural poesía

sin un reproche.

Gran canaria habita

en tu paleta

emoción infinita

para el poeta.

Mi alma tiene raices

en el pasado

y yo surco senderos

que nadie ha andado.

Al atlántico pintas

con blancas olas

donde secan jareas

las pescadoras.

Creando los colores

más atrevidos

me siento como un niño

buscando nidos.

De tu guitarra nacen

las emociones

maguas, canarios, barcas

ensoñaciones.

En un lienzo de cañas

pincel de palma

tierra, arcilla y ceniza

brotan del alma.

Su pintura le evade

gime en el lienzo

envuelto en soledades

de su silencio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *