42. Strelitzias. Melania Domínguez

LLEVAR FLORES

Melania Domínguez

Si mientras escribo nos alejamos 

y mientras crecemos los muros

se esparcen se tienden se erigen 

en nombre de

la responsabilidad 

el bien común

que es en verdad ajeno 

que es verdad el propio

un sueldo 

estable 

o un trozo de esta tierra

o de aquella

y nada hacemos ya 

por la memoria 

la belleza 

la poesía 

el vínculo 

nosotros 

y ese rato sentados bajo el árbol 

que nos vio llorar 

juntos

ese instante de verano 

en que pensamos que era eso 

la vida

y la cogimos con las manos 

en un puño toda entera  

y la palma abierta 

como un sol 

un sol caliente eso nos dimos

y lo metimos en el pecho

pero ahora

muchas veces

olvidamos en nombre de…

el trabajo 

la ciencia de un sueldo

estable el bien común 

que es en verdad el ajeno 

que es en verdad el propio 

de una casa 

y de otra 

de los viajes

de esta tierra

o

y mientras se me olvida

alimentar 

un gesto preservar 

la memoria llevar flores 

al templo

limpiarlo

y perfumarlo con el agua 

de esas flores

recogerlas antes

una a una

en los campos de delante del hogar

donde una vez fui niña

y mi padre 

cultivaba 

y el dolor

profundo

incalculable 

no medible

de los que ya no están 

o se están yendo

de no poder regresar

hacia tu rostro y perder la imagen 

tan antigua 

de tus mejillas 

plegándose

y del modo en que tu nariz 

se arruga 

y sonríes

es por eso

es por eso

que escribo

—ya me acuerdo—

por restaurar ese sol

de verano

en el pecho

el tiempo atrás

dormido

y fabricar una oración 

lazarla al aire 

a la poesía

la belleza

el vínculo

la pérdida

la presencia

el dolor

la memoria

y mientras escriba

no alejarme 

de nosotros. 

Las Palmas de Gran Canaria, 5 agosto 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *