48. Composición canaria. Laly Rosario Suárez

VIVENCIAS DE UNA SUBALTERNA

Laly Rosario Suárez

El destino guió mis pasos hasta tu museo llegar,

para compartir con el mundo tu gran capacidad.

            Llegué a esta Casa el 12 de marzo de 2013 para trabajar como subalterna. Me había leído la biografía de Antonio Padrón y había visto alguno de sus cuadros por Internet. Nada que ver lo visto con lo que se siente al entrar en estos patios empedrados de cielos azulados. La emoción de percibir la paz aquí en tu casa que has dejado a todo foráneo que pueda llegar mirando y dejándonos llevar por estos benditos murales que en este patio están. 

            Me siento privilegiada de estar realizando mi jornada laboral en este sitio, teniendo vivencias y emociones que contar, como la historia de una niña de unos 10 años, que de visita venía acompañada de su madre. Al entrar, vio una exposición que en ese momento había y, luego, dirigió su mirada hacia la sala del artista y reconoció el cuadro de la Composición canaria. En ese momento, la emoción la invadió porque se dio cuenta de que en el museo de Antonio Padrón se encontraba lo que en el colegio le habían enseñado y ahora lo podía percibir de cerca. ¡Cuánta emoción en sus ojos, mientras saltaba de alegría! No me olvidaré de lo que transmitía. Una visita al museo, y ver cuánto sentía un ser tan pequeño. Cómo lo disfrutaba. Lo vivió con tantas ganas que dio la sensación de que esta visita marcaría su vida para siempre. Fue una de las visitas que en mi retina ha quedado. 

            Aquí llegan muchas visitas que prendados se quedan. Se sientan en su jardín a dibujar su fuente, plantas o mariposas que por aquí revolotean; otros se emocionan al mirar Las Cucañas (Cañas en el sur) y recordar el café con leche que a su sombra tomaron en esos días de calor, cuando acompañaban a sus madres al comienzo de la zafra. Mientras ellas trabajaban, ellos aprovechaban, y como otro cuadro de Antonio Padrón, nidos buscaban (Niños buscando nidos).

            Soy una elegida y así lo siento. 

6 de agosto de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *