86. Niñas de las mariposas. Margarita Otero

RESPUESTA

J. Margarita Otero Solloso

(Marotsy)

Cuencas de ríos vacías

y paralizadas alas

impactan mientras señalas,

observas bien y escudriñas.

No son muñecas, son niñas

con las manos muy abiertas.

Parecen estar despiertas

a lo que hay alrededor,

y se percibe el amor

tras sus miradas desiertas.

Varias dudas persistentes

acerca de esta pintura,

¡esas caras de amargura

y esos ojos tan ausentes!

¿Por qué rostros invidentes

y esa dermis verdeada,

que nos miren sin ver nada

siendo mujeres valientes?

Y un susurro contundente

escuchó mi alma callada:

Mejor es no ver el mundo,

sentir solo mariposas

y estar ciegas a las cosas

que hieren en lo profundo.

Es un símbolo rotundo

y en su pincel la enseñanza,

con un mensaje que lanza

cuando pinta a la mujer

¿qué más se puede ofrecer

que la piel de la esperanza?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *