89. Las tuneras. Tomás Armas Armas

LAS TUNERAS

Tomás Armas Armas

Tuneras. Tunos. Rajando la cáscara con una púa de la propia tunera. Rojos, amarillos, blancos. Aulagas. Surcando las montañas entre tuneras, aulagas, tabaibas. Jugando, siempre jugando.

Y al fondo, niñas jugando al corro. 

Cantando:

                        “ La chata virigüela, güi, güi, güi;

                        como es tan fina, trico, trico, tri;

                        como es tan fina, lairó, lairo, lairó, lairó, lairó, lairó.

                        Se pinta los colores, güi, güi, güi;

                        con purpurina, trico, trico, tri;

                        con purpurina, lairó, lairo, lairó, lairó, lairó, lairó.

                        Que va a venir su novio, güi, güi, güi;

                        a darle un beso, trico, trico, tri;

                        a darle un beso, lairó, lairo, lairó, lairó, lairó, lairó.

                        Y su madre le dice, güi, güi, güi;

                        quítate eso trico, trico, tri;

                        quítate eso lairó, lairo, lairó, lairó, lairó, lairó.

                        Y su novio ha venido, güi, güi, güi;

                        le ha dado el beso, trico, trico, tri;

                        le ha dado el beso lairó, lairo, lairó, lairó, lairó, lairó ”.

Y cantando:     

“ A chúmbale la catachúmbale,

                        a chúmbale la coliflor, 

                        a chúmbale los caramelos,

                        de naranja y de limón”. 

“ A  esa que está en el centro,

                        se le ha caído el volante,

                        y no lo quiere coger,

                        porque está el novio delante ”. 

“ A chúmbale la catachúmbale,

                        a chúmbale la coliflor, 

                        a chúmbale los caramelos,

                        de naranja y de limón”.

“ A esa que está en el centro 

le vamos a regalar 

un lindo traje de seda 

para que aprenda a bailar ” .

“ A chúmbale la catachúmbale,

                        a chúmbale la coliflor, 

                        a chúmbale los caramelos,

                        de naranja y de limón”.

                        “ A esa que está en el centro 

le vamos a regalar

un lindo juego de té 

para que aprenda a jugar ” .

“ A chúmbale la catachúmbale,

                        a chúmbale la coliflor, 

                        a chúmbale los caramelos,

                        de naranja y de limón”.

Y cantando, para decidir a quién le tocaba en el centro:

“Tín Marín, 

de dos pingüé, 

títere mate, 

títere fue, 

a la plaza del cuartel, 

número cuarenta y trés”.

Y cantando, y jugando, y disfrutando, como la habrá hecho Antonio Padrón en su niñez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *