Diario de un guía de museo que quiere ser visitante.

DÍA 13

Diego Rivera pintó un mural que tituló «El hombre en el cruce del camino» o «el hombre controlador del universo». En el cruce del camino los vientos encontraron a nuestro amigo padroniano Javier Jiménezcuyos cabellos se están meciendo en la encrucijada que lo ha encontrado. El hombre no es controlador de nada: por eso nuestro amigo ha sido puesto en una tesitura de cambios y decisiones por la que su vida se ha visto revuelta como un ajedrez. Los vientos le son favorables, aunque para ello tenga que dejar la residencia familiar de esta nuestra casa de Antonio Padrón. Llévase consigo unos años enriquecidos por su formación artística reflejada en la formación de Antonio Padrón y en la admiración de la obra de un artista concreto. Y aunque esto no es un adiós sino un hasta pronto, nuestro amigo Javier seguirá frecuentando el museo, porque el que es tocado por Padrón no consigue nunca desligarse de esa etapa de su vida.

Una respuesta a «Diario de un guía de museo que quiere ser visitante.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *