Diario de un guía de museo que quiere ser visitante.

Día 15

«Si ese rayo que lanza el Sol en el momento en que el borde superior de su disco roza la línea del horizonte, es verde, quizá sea porque al atravesar la delgada capa de agua se impregna de su color.» «El rayo verde», Julio Verne (1882) La espera del rayo verde es agotadora. El coronel se pasó años esperando una carta que nunca le habría de llegar. ¿A quién espera esta mujer que hace señales de adiós con un pañuelo detrás de un rayo verde? Primero se llevaron algunas cosas. Dejaron los animales y a las mujeres para después. En la cartera, lleno de agujeros, amarillea sin años, sin tiempo un retrato carcomido. Mujer o hijo. Nadie sabe. La espera es inútil. Qué debe esperar un guía de museo, qué quiere alguien que se interroga día a día por los problemas de abordar el arte. ¿Llegamos a conocer a alguien verdaderamente? Detrás de las gafas de sol oculto todas estas dudas que se me calientan en el bolsillo. En un rato serán las dos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *